Porno telefónico con dominatrix

Es difícil encontrar porno telefónico con dominatrix de calidad. La mayoría de los números que ves por ahí son chicas sin ningún conocimiento ni interés especiales en la dominación, y los hombres sumisos aficionados lo notamos de inmediato. Nuestra selección de dominas son verdaderas especialistas que, o bien ejercen en su vida diaria, o bien tienen la dominación como su principal (y secreta) afición.

Es el caso de… la llamaremos Rosa, pues quiere mantener su total anonimato. Es una mujer de 36 años que trabaja en una oficina en una ciudad de la costa española bastante pequeña, por lo que no quiere que su pasión por el sadomaso sea conocida. Ni siquiera (o sobre todo) por su aburrido marido. Para ella, el sexo telefónico se ha convertido en su válvula de escape.

803 353 278

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

El porno telefónico con dominatrix como estas es un mundo aparte

Cuando llames, explica a nuestras chicas tus gustos y hasta dónde estás dispuesto a llegar, cuáles son tus límites. Ellas procurarán darte el mejor servicio de sexo por teléfono con mistress especializadas que conocen bien los juegos que más te gusta. Desde el sexo más vainilla a la humillación más extrema, ellas sabrán darte lo que te mereces.

Además, el servicio es económico. Haz una llamada por teléfono barata a Domina Rosa o a cualquier otra por menos de un euro, o por menos de un euro y medio desde tu móvil. Discreción total y anonimato garantizado. Además, hemos habilitado la posibilidad de pagar con tarjeta para su mayor comodidad.

No importa si eres aficionado al sexo sutil y elegante como si te apetece ponerte de lo más vicioso y depravado. Nuestro servicio de porno telefónico con dominatrix de primer nivel marcará un antes y un después. Si no nos crees, llama cuando quieras y compruébalo tú mismo. Ven, relájate y prepárate…