Porno telefónico con domina

Mi nombre de guerra es Beatrix. Es mi identidad secreta como ama dominante en el mundo del sadomasoquismo telefónico. En mi vida diaria soy una recatada secretaria de 49 años del sur de España, pero esta línea de porno telefónico con domina Beatrix, mi otro yo, me permite llevar una doble vida muy excitante…

Y es que me encanta dominar a los hombres sumisos que se atreven a llamarme para solicitar mis servicios. En el sexo con mi marido soy muy normalita, pero por teléfono me vuelvo una auténtica fiera. Te someteré totalmente, haciendo que cumplas cada capricho de mi voluntad, hasta límites que ni te imaginas. Me mojo las bragas sólo de imaginarlo…

803 353 142

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

Descubre la línea de porno telefónico con domina Beatrix más perverso

Decidí crear este servicio de ama por teléfono barato para poder dar rienda suelta a mis fantasías más guarras sin riesgo, porque soy una madre de familia ejemplar. Aunque soy consciente de que los hombres miran con deseo mi rebosante escote, nunca me atrevería a hacer realidad mis fantasías en la vida real. Al menos, de momento…

Si estás buscando un ama madura por teléfono no dudes en llamarme. Conmigo encontrarás el placer a través del dolor. Prepárate, porque me gusta especialmente obligar a mis esclavos a adoptar posturas humillantes, y tras dejarles lamerme el coño un rato, disfruto mucho aplicándoles mi colección de dildos de diferentes tamaños. Quizás te duela un poquito…

Ven, esclavo, llama y disfruta del porno telefónico con domina Beatrix. No encontrarás otra cosa igual. Hablaremos de tus fantasías más cerdas y las pondremos en práctica. Jugaremos con mis pinzas y mis máscaras de cuero. ¿Te gustan los juegos de asfixia simulada? Son otra de mis especialidades. Tú, yo y una bolsa de basura en tu cabeza, ¿te lo estás imaginando ya?