Porno telefónico con ama

Claudia siempre ha sido aficionada a la historia de Roma. Le seduce todo lo relacionado con la vida en el imperio romano, y con el tiempo ha sabido conjugarlo con su afición al BDSM. Conoce muy bien el tema y domina perfectamente este juego de rol. El porno telefónico con Ama Claudia te transportará a los mercados de esclavos de la antigua Roma.

Por supuesto, Claudia adopta el papel de viciosa y sádica matrona romana de la época de Julio César, mientras que tú serás su nuevo esclavo, su última adquisición. Sólo elige ejemplares hermosos y dotados como tú. Para asegurarse tu fidelidad te hará pasar por diversas pruebas. Si las pasas, podrás convertirte en su esclavo más cercano.

803 353 278

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 91 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 27 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio para adultos reservado a mayores de 18 años está prestado por SOLAIKA SRL. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID

El porno telefónico con Ama Claudia es distinto y sugestivo

Claudia es adicta a este tipo de juego y lo domina a la perfección. Exigirá de ti tu total obediencia, y deberás estar dispuesto a cumplir sus más ínfimos deseos. O los más depravados. Si no sabes cómo se las gastaban los romanos, tranquilo, ella te enseñara… Y te sorprenderá el teléfono porno de Ama Claudia.

Como ves, esta es una línea erótica de domina atípica, muy diferente a cualquier otra que puedas encontrar por ahí. La ambientación tan cuidada te hará disfrutar a fondo de la experiencia. Si eres aficionado a la sumisión incondicional, con Claudia te sentirás muy bien. Ella asume perfectamente su papel, y te hará entrar en el tuyo, no te preocupes por eso.

Prepárate para sentir lo que sentía un esclavo romano en manos de una dueña despótica y muy viciosa a través del porno telefónico con Ama Claudia. Sentirás los latigazos y las humillaciones, sufrirás las posturas más incómodas durante horas. Comerás lo que se te diga y en el momento que se te diga, sin rechistar. El castigo es duro…